Cómo aprender a tocar el piano sin ser patoso

En una época de prisas y ajetreo como la que vivimos quizás nos venga bien parar un momento cada día, respirar y dedicarnos en exclusiva a algo artístico que estimule nuestra creatividad y nos haga sentir realizados. Aprender a tocar piano puede ser un excelente método para relajarnos y divertirnos.

Antes de aprender a tocar piano: Objetivos y necesidades

Pero antes de empezar a aprender debemos determinar nuestros objetivos y necesidades.
¿Qué esperamos conseguir? ¿Cuál es nuestra ambición artística?
Debemos responder con sinceridad a estas preguntas ya que marcarnos una meta demasiado alta puede llegar a ser frustrante y hacernos abandonar. Si somos realistas y vamos poco a poco en nuestro aprendizaje, sabiendo cuál es el nivel que esperamos conseguir y trabajamos para lograrlo, seguro que lo conseguiremos. El camino será largo y encontraremos complicaciones, pero habrá que tener paciencia para no abandonar ante las dificultades porque esas mismas dificultades serán las que nos hagan progresar.
aprendiendo a praticar piano

El estilo musical

Es importante además encaminar nuestro aprendizaje hacia un estilo musical concreto. No será lo mismo si nuestra intención es aprender a tocar canciones al piano para acompañar a una banda de rock, que si preferimos el jazz o el blues o si queremos tocar piezas clásicas. El camino será diferente y el repertorio pedagógico deberá adaptarse a nuestras necesidades. Independientemente del estilo que escojamos, debemos elegir para tocar piezas musicales que nos gusten porque estaremos bastante tiempo repitiéndolas. Cuanto más disfrutemos tocando una pieza, más ganas tendremos de dominarla y continuar aprendiendo otro repertorio.

Habilidades necesarias para aprender a tocar

Es cierto que, para aprender a tocar un instrumento, hace falta tesón y esfuerzo, pero muchas veces las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos. El piano requiere de dos grandes armas: dedicación y entusiasmo, así que si tenemos un poco de tiempo y ganas, lo demás -un piano, un método y un profesor que nos guíe-, se puede conseguir. Da igual la edad que tengamos, nunca es tarde si queremos aprender a tocar piano, sólo hay que atreverse y dar el paso. Hay que olvidar excusas como que tocar piano es demasiado difícil o que no tenemos tiempo. Si tenemos voluntad, podremos sacar un rato cada día para el piano, por muy ocupados que estemos, y descubriremos que no es tan complicado como habíamos pensado.

secreto para tocar el piano¿Cual es el gran secreto?

En realidad no existe un gran secreto para aprender a tocar piano correctamente. Se trata más bien de saber organizarse, tener un método de trabajo eficaz y cumplirlo con rigor. Tan sencillo -y tan difícil- como eso. Sólo hay que trabajar con regularidad y mantener buenos hábitos de ensayo: quince o veinte minutos al día pueden ser suficientes al principio, pero es importante ensayar cada día o, como mucho, cada dos días para no perder lo que se ha conseguido. Y es que siempre será mejor practicar veinte minutos al día que una hora de vez en cuando. Es preciso también ser responsable porque, aunque ayude tener buen oído o sensibilidad para la música, si no se es constante y se utiliza un buen método no se apreciará el progreso.

Ten en cuenta cuando practiques…

Que se debe estar atento a la posición del cuerpo, evitando cualquier tensión. También debemos estudiar la partitura antes de empezar a tocar, trabajar por pequeños fragmentos y repetir, repetir muchas veces pero con cabeza… Repitiendo aprenderemos a memorizar y, con la práctica y la ayuda de un profesional, desarrollaremos habilidades como la lectura de solfeo, la correcta colocación de las manos o la interpretación de una partitura sencilla.
aprender-a-tocar el piano correctamente

¿Qué nos aporta el estudio del piano?

Además, la práctica del piano nos puede ayudar a manejarnos con solvencia en otras situaciones de la vida cotidiana, ya que aprender a tocar piano hará que desarrollemos habilidades como la memoria, la perseverancia, la creatividad, la facultad de análisis, el sentido artístico, la paciencia, la concentración, el control del cuerpo o la capacidad para apreciar sonidos.

¿Qué debemos evitar?

Por último, debemos evitar los cursos rápidos que nos garantizan una progresión inmediata sin pérdida de tiempo. En la música no existe un método milagroso que resuma el aprendizaje de años en pocas lecciones. Aprender a tocar piano requiere, como ocurre con el aprendizaje de una lengua extranjera, de tiempo y de constancia. Sólo el estudio y la práctica nos puede hacer avanzar para mejorar nuestro nivel y eso no se consigue en pocos días.
aprende  a tocar el piano teclado
Debemos evitar las prisas e intentar disfrutar el camino, sin buscar atajos rápidos, porque tocar el piano es una carrera de fondo.

No Responses to “Cómo aprender a tocar el piano sin ser patoso”

Leave a Reply

Your email address will not be published.